Follow by Email

cual os ha gustado mas la ira o la muerte de la codicia

viernes, 9 de septiembre de 2011

La ira

Alberto era un buen hombre de 35 años con una hermosa familia que estaba formada por sus dos hijos Carlos y Alejandro y a su honrada mujer que se quedaría en casa limpiando y cocinando como una buena ama de casa. Él era un hombre alto, moreno y de buena planta; era tranquilo y buena persona y lo mas importantes adoraba a sus hijos por encima de todo. Era un hombre pasional y de impulsos, de impulsos que tarde o temprano le costarían la vida. Esta historia empieza una mañana de otoño en la que Alberto no trabajaba. Como todos sus días de fiesta se iba al bar de la esquina a comentar las noticias con sus amigos de trabajo. Comentaban el asesinato de una familia muy querida en el pueblo que había muerto hace pocos días en su casa a manos de un ladrón al que la policía todavía no había logrado encontrar. Empezaba a hacerse de noche y aunque había bebido más de la cuenta, Alberto decidió volver el solo a casa .De camino a su casa se cruzó con Luismo uno de sus mejores amigos. Parecía tener prisa asiese cada uno siguió su camino sin detenerse ni siquiera un momento. Llego a su casa y se fue directamente donde le esperaba su mujer llorando al lado Alejandro. Impacientado la pregunto que había pasado, que porque lloraba y que donde estaba Carlos. Su mujer lo ocurrido le conto que se había ido con Alejandro al médico y que había dejado la casa sola con Carlos. Le conto que cuando llego había encontrado la casa desvalijada a Carlos en el suelo ya fallecido de un tiro. Inmediatamente Alberto salió corriendo su casa a buscar al culpable. No sabía qué hacer ni a donde ir. No sabía quién había podido ser cuando de repente se le vino a la cabeza la imagen de su amigo Luismo que minutos antes le ha visto andando con prisa hacia su casa. Luismo era un hombre solitario sin hijos y sin mujer y que siempre había tenido envidia a Alberto .Alberto no dudo ni un solo segundo en que era el culpable del asesinato de su hijo Carlos por lo que se fue corriendo a casa de Luismo. Echo la puerta y vio a Luismo haciendo la maleta. Alberto lleno de ira agarro su pistola y le pego un tiro. Se fue a su casa pensando que había vengado a su hijo pero lo que había conseguido era empeorar todavía más la situación. Cuando llego a su vio a la policía con el cadáver de su hijo pequeño. Le preguntaron que donde venía y el contesto que de hacer justicia. Los policías vieron sus manos ensangrentadas e inmediatamente le esposaron y se lo llevaron a la comisaria. Allí les explico lo sucedido les explico que había matado al asesino de su hijo pequeño. Días más tarde se celebró en juicio contra Alberto por el asesinato de Luismo. Antes del juicio la policía había realizado un registro en la casa de Alberto para encontrar pruebas para verificar que Luismo había sido el asesino de su hijo Carlos pero lo único que encontraron fue una nota de Luismo en la que se despedía de la familia. Esa nota valió para condenar a Alberto y para saber que el asesino de Carlos sigue suelto.
Al cabo de unos años encontraron a Alberto muerto en su celda. Se había suicidado, no aguantaba el pensar que había dejado a su hijo y a su mujer sola en este mundo son dinero y sin nada mientras seguía el asesino de su hijo suelto. La ira es el peor de los pecados ya que te hacer cometer actos de los que te arrepentirás toda tu vida.

martes, 6 de septiembre de 2011

La muerte de la codicia

Los rayos de luz empezaban a entrar por la ventana, acariciando suavemente los barrotes que le separaban de libertad. No sabía cuánto le quedaba en cautiverio, tampoco sabía si conseguiría salir vivo de allí. Deseaba volver a poder levantarse con el cantar de los pájaros, el sonido de las olas chocando contra los acantilados....... pero el sabía que la codicia y el egoísmo que había en su corazón no se quitarían por unos simple años de cárcel. Hacía ya un año  que le habían dicho que su madre se había ido para siempre pero el mantenía la esperanza de que fuera mentira, de que su madre siguiera fuera esperándole, rezando para que su encuentro fuese pronto. Todas las noches soñaba aterrado con la posibilidad de que su madre hubiera muerto , imaginaba como moría delante de sus ojos sin que él pudiera hacer nada , tan solo podía esperar que acabase pronto su pesadilla y volviera a despertarse . Pero al que su madre hubiera muerto no era su mayor angustia sino que era que cuando saliese a la calle estaría completamente solo ya que su familia había muerto y nadie quería ser amigo de un ex preso. Una noche de las tantas que paso en prisión tuvo un sueño distinto, soñó como su madre se acercaba a el diciéndole:
-Hijo no tengas miedo si consigues que tu corazón sea puro nunca estarás solo.
Al principio no entendió muy bien las palabras de su madre pero al cabo tiempo entendió que se refería a su codicia. Cuando volvió a ser libre no sabía que hacer asiese se fue a un acantilado que había cerca de donde él vivía. Estaba pensado en las palabras de su madre cuando de repente se le aparecen dos hombres delante de él. El primero era un hombre de avanzada edad y pobre pero sin embargo tenia vida feliz, una familia y lo más importante un corazón bueno y honesto sin embargo el segundo hombre era un joven robusto, guapo, rico pero sin embargo tenía un malvado corazón por sus innumerables robos. De repente el viejecito le dice:
-Deberás elegir a uno de los dos para vivir el resto de tu vida.
El hombre que no sabía ver más allá del dinero se quedó con el joven pero nada más decir su decisión tanto el viejecito como el joven desaparecieron pero apareció su madre que le había estado viendo todo el rato y le dijo:
-Hijo esto era una prueba que no has conseguido superar, desistes vivir con dinero y perseguido toda tu vida por la justicia antes que vivir feliz en una honrada y humilde familia. Por lo tanto ya que no has conseguido superar tu codicia te quedaras solo para el resto de tu vida, adiós.
Se encontraba solo y no sabía que hacer hasta que poso su vista  en el acantilado , lo miro y pensó que solo le bastaba un segundo  para perder todos sus sueños , para perder la esperanza que le había mantenido vivo en prisión , para perder su único y gran amor " la codicia " y para quitarse la vida que no supo aprovechar . Entonces dio su último suspiro, oyó el último latido de su malvado corazón y salto. El protagonista pensaba que lo único importante en esta  vida era el dinero pero  ¿Para qué te vale el dinero si tienes a nadie con quien disfrutarlo? 


Les ha gustado la muerte de la codicia ?